Ruta de los Miradores

Índice del artículo

Otra forma de observar Ubrique y su entorno

Ubrique, conocido internacionalmente por su calidad y buen hacer en el trabajo de la piel, es uno de los pueblos más atractivos y pintorescos de la Sierra de Cádiz, característica que el visitante aprecia nada más empezar a bajar hacia él y encontrarse con la espectacular vista que éste ofrece.

Sus tan solo 330 metros sobre el nivel del mar hace que se desarrolle justo en la ladera de las montañas. Éstas, sierras de Líbar, Ubrique, Alta y Silla, son justo el corazón de dos de los Parques Naturales más importantes de Andalucía, Parque Natural Sierra de Grazalema y Parque Natural de los Alcornocales. Entre sus rocas calizas arropan una arquitectura popular totalmente adaptada a la geografía que le han hecho merecedora de la categoría de Bien de Interés Cultural, categoría Conjunto Histórico, a su Casco Antiguo.

La Ruta de los Miradores es de fácil acceso y de baja dificultad que recorre en su mayoría el Casco Antiguo y, para los más atrevidos, rodea a Ubrique por sus cuatro puntos cardinales. Aunque al principio parecen subidas fuertes, tomando aliento y despacito, son el paso diario de todos los ubriqueños.

ruta_miradores_01ruta_miradores_02
ruta_miradores_03ruta_miradores_04

Son siete los miradores, además de la entrada principal al municipio por la carretera de El Bosque y la Plaza 28 de Febrero, desde los que se divisa un espectacular paisaje:

  • Mirador de las Cumbres, se accede a través de "la calzada" que comienza en la Fuente de los Nueve Caños, junto al Convento de Capuchinos.
  • Mirador de la Ermita de San Antonio.
  • Mirador de Ubrique Alto.
  • Mirador de la Ermita del Calvario.
  • Mirador "Antigua Viña del Perro", desde el que se divisa la parte de Ubrique por donde pasa el Sendero de Largo Recorrido Europeo GR7 Peloponeso – Tarifa.
  • Mirador de Los Olivares, junto a la Plaza de Toros.
  • Mirador del Mojón de la Víbora, en la carretera hacia Cortes de la Frontera. Espectacular paisaje de Ubrique visto desde la zona sur.

mirador_san_antonio


Nuestro paseo se centra en los miradores de la Ermita del San Antonio, Ubrique Alto y Ermita del Calvario, que se puede recorrer tanto de día como noche. Comenzamos nuestro paseo en "Vista Alegre" donde tenemos como referencia una rotonda que a su izquierda, según vamos bajando, se ve un pequeño busto en bronce de Emilio Santamaría, manchego precursor de la comercialización marroquinera.

Si venimos en autobús, en el mirador de Los Olivares se puede comenzar el paseo. Seguimos por la calle Carlos Cano, justo encima del Parque Rafael Alberti, hasta llegar a la Fuente de los Nueve Caños. Desde aquí por la calzada accedemos al mirador de Las Cumbres, o seguimos hacia delante hasta el Convento de Capuchinos (siglo XVII).

ruta_miradores_05ruta_miradores_06
ruta_miradores_07ruta_miradores_08

En el segundo de los casos, pasando por las antiguas tenerías justo enfrente del Convento, continuamos por la calle San Francisco en dirección a la Ermita de San Juan de Letrán, Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique. Avanzamos por la calle Real hasta llegar a la Plaza donde se erigen dos de los edificios más importantes de nuestra localidad, el Ayuntamiento junto con la Fuente con inscripción de 1720 y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la O.

No menos importante la casa señorial del siglo XIX por donde, a través de la callejuela que está junto a ella, el Callejón del Pescao, accederemos a la Plaza de la Verdura para luego dirigirnos hacia la calle Fuentezuela, al final de la plaza a la derecha y después a la izquierda. Ya en esta zona comienza el entramado de callejuelas blancas y estrechas llenas de flores para adentrarnos en pleno Casco Antiguo. Al final, a la izquierda y a pocos metros encontramos el Peñón de la Becerra, arquitectura popular que sirvió de escenario en el 1949 de la película "Aventuras de Juan Lucas" producida por Manuel Halcón y donde Fernando Rey dispuso uno de sus primeros papeles.

penyon_becerra


Seguimos en dirección a la Ermita de San Antonio, donde se encuentra el siguiente mirador. La Ermita de San Antonio, enclavada en las faldas de la Sierra, es una reliquia desde el punto de vista simbólico y emocional muy significativa ya que ha marcado y marcará a muchas generaciones de ubriqueños como símbolo de identidad de sus raíces históricas, sociales y culturales.

Desde la Ermita comenzamos a subir la calle justo enfrente del San Antonio. Aunque es algo empinada al principio, después se normaliza para dar paso a magníficas vistas de todo el pueblo. La calle Calvario, que así se llama, transcurre a pie de montaña con las casitas blancas de cal a la derecha y a la izquierda, la roca caliza de la montaña que, si seguimos con la mirada hacia arriba, se corona con la Cruz del Tajo. Dicha Cruz tiene su origen en el terrible y nefasto Maremoto de Lisboa de 1755, cuando el V. P. Fray Buenaventura de Ubrique al ver cómo a raiz del grave seísmo temblaban los peñascos de la serranía colocó una Cruz para rogarle a la Divina Providencia que el temblor de tierra redimiera. Esta Cruz del Tajo es la única existente en la actualidad ya que anteriormente existían otras dos más, la de la Viñuela y la del Benalfí, que desaparecieron.

ruta_miradores_09ruta_miradores_10

Volviendo a nuestro recorrido hacia el Calvario, en la parte izquierda nos encontramos una señalización "Camino a la Cruz del Tajo" por donde se accede al Mirador de Ubrique Alto, en plena Sierra de Ubrique. Un poco más arriba está la cruz antes mencionada. Importante señalar que el camino del mirador a la cruz no es de fácil acceso, por lo tanto reténganse de subir sino es con guía acompañante cualificado.

Retrocedemos por donde subimos y seguimos por la calle Carril hasta el Calvario pasando por la Plaza 28 de Febrero que ofrece un espectacular paisaje de Ubrique. Seguimos hacia delante y a pocos metros, a través de unas escaleras, subimos al mirador de la Ermita del Calvario a través de la Sierra. Éste también fue erigido por el V. P. Fray Buenaventura así como el Vía Crucis que recorría estas dos calles hasta esta pequeña capilla.

mirador_carril

Una vez disfrutado de este entorno incrustado en las montañas, seguimos el caminito que va hacia abajo para llegar a nuestra próxima parada, a partir de la cual tenemos varias opciones:

  • Giramos a la izquierda por una calle muy empinada hacia abajo y, una vez terminada, torcemos hacia arriba a la izquierda y todo recto, llegaremos al mirador de la Viña del Perro. Para los más atrevidos y a unos cuantos kilómetros por carretera, el mirador del Mojón de la Víbora.
  • Por esta misma calle, si torcemos a la derecha, desembocamos en el antiguo lavadero del Algarrobal.
  • Pero si al bajar del Calvario optamos por dirigirnos a la derecha, nos acercaremos a la zona verde de Los Pinitos, muy cerca de la Plaza del Jardín donde está la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Elijamos cualquiera de ellas ya estamos a un paso de la zona comercial donde se adquieren artículos de piel de fabricación directa en Ubrique y donde hay que degustar los platos ubriqueños y serranos después de esta gran caminata.

mirador_vinya_perro

[Créditos: "Ubrique, Piel al descubierto" (Manuel Cabello Janeiro) / Revista nº 5 de la Asociación Papeles de Historia. Ubrique (Cádiz). 2006. / Fotos: Manuel Ramírez y Juan Carrasco]

Ocio y actividades

cartel 55 certamen andaluz pintura ubrique pcartel curso igualdad violencia genero p

Calendario de eventos

[Ampliar calendario]

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Encontrará más información en nuestra Política de cookies.Aceptar